La División de Microprocesadores RISC de Motorola, situada en Austin, se convertirá así en la única propietaria del sitio donde ambas compañías empezaron a desarrollar las tecnologías y arquitecturas PowerPC en 1992. Motorola ha anunciado que las dos compañías han separado sus operaciones de diseño a otros ocho sitios.

Algunos analistas han asegurado que la ruptura debería causar poco efecto en la recepción por parte de Apple de procesadores PowerPC G3. East Fishkill, de IBM en Nueva York, ha dicho que la compañía continuará vendiendo sus actuales procesadores PowerPC G3, así como las próximas versiones de alta velocidad basadas en un nuevo proceso de fabricación con cobre. IBM se remitió a las recientes demostraciones realizadas por el CEO interino de Apple, Steve Jobs, de un prototipo de Power Mac G3 a 400 MHz que utilizaba este chip.

Tanto IBM como Motorola han anunciado que continuarán cooperando en procesadores para aplicaciones específicas. IBM también dijo que digirirá algunos de sus recursos hacia las arquitecturas PowerPC de 64 bits de alto rendimiento, dirigidos a servidores de empresa y estaciones de trabajo. Sin embargo, IBM adelantó que no fabricará procesadores G4 incorporando el recientemente anunciado esquema de aceleración Altivec de Motorola.