Aunque los planes iniciales señalaban que los nuevos iMac estarían listos a principios de septiembre, o incluso para la Conferencia Seybold, Steve Jobs ha reservado su presentación hasta finales de octubre, según algunas fuentes. La versión revisada del iMac, que Jobs ha bautizado personalmente como Kihei, se retrasó a principios de este verano debido a una revisión que sufrió la placa lógica, y también como medida estratégica para hacer sitio al nuevo iBook en la gama de productos de Apple.

De este modo, y según fuentes próximas a la compañía, el nuevo iMac no estaría preparado hasta finales de octubre, para ser presentado durante la primera semana de noviembre, aunque otras fuentes miran hacia París y la Macworld Expo como posible escenario de su presentación oficial.

Los planes de Apple consisten en esperar a que el mercado “se seque” en la demanda del iMac antes de presentar Kihei, una política que Apple lleva practicando desde hace un tiempo, con la que se aseguran de que los distribuidores no se quedarán sin inventario o con unidades obsoletas que no se demanden, para inmediatamente después inyectar el canal de venta con nuevas unidades.

Durante julio y agosto, Apple ha estado facilitando a los mayoristas la acumulación de stock, en previsión de la nueva temporada de vuelta al colegio, debido a lo cual, distribuidores como Ingram Micro y Pinacore han agotado las unidades de los iMac más solicitados, aunque la distribución online y por catálogo se mantiene.

La próxima generación de iMac será un rediseño interno y externo, con una placa AGP 2x basada en la nueva arquitectura unificada común simple de Apple, e incluirá un procesador de gran potencia (aunque se desconoce en concreto). Por último, el precio de los nuevos iMac no será mayor que el de los actuales.