Aparentemente, con los nuevos procesadores IBM de 466 MHz, y los de 500 MHz, que estarán disponibles en poco tiempo, Apple podrá mantener su nivel de competitividad sobre Wintel, incluso después de la aparición el año pasado de la tecnología de instrucciones Altivec. Las mismas fuentes han señalado que el verdadero salto de los procesadores G4 vendría después del cambio de siglo, cuando se alcancen velocidades cercanas a 1 GHz. Según los analistas, al mismo tiempo en que ocurra este hecho, será cuando la arquitectura x86 empleada por Intel empezará a acercarse a su techo de máximo desarrollo, mientras que la arquitectura Merced IA-64 de esta compañía permanecerá inmadura y no preparada, dejando el mercado libre para Apple.