Unos jardines Zen en miniatura que incluyen una pequeña bolsa con arena han sido los causantes del descalabro de la campaña de marketing de Windows XP, el sistema operativo que Microsoft lanzará el próximo 25 de octubre.

Según informa EFE, Microsoft ha logrado crispar los nervios de los destinatarios de su campaña promocional de XP. En concreto, unos polvos incluidos en los paquetes sin remite han hecho pensar a sus destinatarios de Silicon Valley que se trataba de ántrax.

Y es que Windows XP no empieza su andadura con buen pie, ya que anteriormente a este contratiempo, Microsoft tuvo que cambiar el eslogan promocional del sistema, “Prepárate a volar”, tras los atentados del pasado 11 de septiembre. La maltrecha campaña de promoción de Windows XP le ha costado a Microsoft cerca de 36.000 millones de pesetas.

Ante la alarma generalizada, Microsoft ha enviado correos electrónicos tranquilizando a los receptores de estos envíos. "A la luz de los recientes sucesos que se han producido en nuestro país queremos asegurar que los contenidos de los envíos son completamente inocuos", afirmó la compañía.