SyQuest, el veterano fabricante de sistemas de almacenamiento, ha cerrado sus puertas. El pasado 2 de noviembre la empresa suspendió sus operaciones y el 17 del mismo mes, anunció que se encontraba en bancarrota. SyQuest, pionera en el mercado de almacenamiento extraíble, no obtenía beneficios desde 1994, acumulando desde entonces 216 millones de dólares de pérdida. Durante el pasado año, la compañía despidió a la mitad de sus empleados. La caída de SyQuest deja las puertas abiertas del mercado a su principal competidor, Iomega, que también ha notado económicamente su fuerte apuesta por las campañas publicitarias de sus discos Zip.

SyQuest podría haber alcanzado un acuerdo, con un comprador no desvelado, para vender una parte de sus patentes y del equipamiento utilizado en la fabricación de discos duros y dispositivos de almacenamiento, manteniendo su factoría en Malasia.