Con una gran discreción, ayer tuvo lugar una visita del responsable de márketing para Europa de Apple, Nick Graves con una intención clara: llevar adelante contactos a cuatro bandas con la cadena K-tuin, la empresa de distribución de juegos para Mac: Hipermac, la cadena de tiendas FNAC y el gigante empresarial El Corte Inglés. El objetivo, asentar definitivamente el proyecto aún embrionario de la Alianza de Consumo, solucionar el problema con la disponibilidad de software para Mac y asegurar un proveedor de software que se comprometa definitivamente con El Corte Inglés.

Según fuentes cercanas al canal de distribución, en estos momentos, algunos distribuidores, de mayor tamaño y capacidad financiera, han dado la espalda a Apple en el tema del software por las condiciones de negociación con El Corte Inglés y el escaso margen de beenficio del producto dejando a Apple sólo con el más pequeño de los distribuidores: Hipermac. Uno de los detalles de la polémica pasa por la exigencia de El Corte Inglés de disponer de manual en español de todos los juegos que se vendan en sus centros comerciales. Por su parte, los distribuidores se niegan rotundamente a asumir este gasto de forma unilateral y Apple España se debate en afrontar los gastos de localizar los manuales.

Por otro lado, El Corte Inglés supone el mejor expositor posible para los ordenadores de Apple y sería la piedra angular para ampliar la base instalada de máquinas en España. Si a esto se une el esfuerzo que Apple España ha realizado impartiendo cursos de formación gratuita para los comerciales de esta cadena, puede afirmarse que cerrar un acuerdo sería alcanzar un logro histórico para Apple España. En estos momentos, el gigante empresarial español tiene pedidos 800 iBook y una cantidad similar de iMac para sus 60 centros comerciales; un dato que supera con creces la capacidad del canal tradicional. En esta situación, la tesitura más delicada la lleva Hipermac, que se encuentra con un gran oportunidad de negocio potencial pero no exenta de importantes riesgos financieros de no cerrar firmemente las negociaciones con Apple España.

El canal se resiente

En este punto hay que destacar la situación real del canal. La inversión en publicidad y nuevos productos de Apple ha sido inversamente proporcional a la disponibilidad real de producto. Por otro lado, llevar a cabo de forma apresurada las reservas de producto no está beneficiando a nadie ya que a los distribuidores se les comienzan a terminar las excusas de por qué no llegan las máquinas.

La paradoja se ha producido a lo largo de esta edición de SIMO 99. Apple España apostó decididamente por un expositor lleno de iBook e iMac en el que además se mostraron juegos y periferia USB y FireWire. Pero el problema se presentó cuando los visitantes, sorprendidos ante la torre de juegos que se había colocado en el stand, preguntaban (como se pudo comprobar en innumerables ocasiones en propio el stand de Macworld) por las posibilidades de adquirir software de entretenimiento para Mac dentro del recinto.

Una de las empresas que ofrece mayor variedad y disponibilidad de juegos para Mac en España, Hipermac, no estaba presente en la exposición por no poder afrontar el desembolso que supone. Próximo al recinto del Campo de las Naciones, Hipermac abrió sus puertas los días 6 y 7 para ofrecer productos en las máquinas de Apple como apoyo a su presencia en línea, días después de que Apple contactase con este distribuidor para pedir cajas de productos para decorar el expositor.