Con la utilización de la batería de 100 mW, el reproductor de memoria flash consiguió una autonomía de, aproximadamente, 35 horas con una única carga de 3,5 ml de metanol concentrado. Si bien, la batería de 300 mW consiguió mantener en funcionamiento el reproductor basado en disco duro durante, aproximadamente, 60 horas con una única carga de 10 ml.

Toshiba espera comenzar a incluir estas nuevas baterías de metanol en sus productos comerciales a partir del 2007, dado que están ofreciendo unos buenos resultados en las pruebas realizadas hasta el momento.

Web: www.toshiba.es