Una vez conocida la sentencia de culpabilidad por monopolio que ha sido objeto Microsoft, el Departamento de Justicia de Estados Unidos más los 19 estados que forman la acusación propondrán como sanción penal al juez Jackson (instructor del caso) dividir la empresa en dos o tres unidades. Una para centrarse en sistemas operativos, otra para el desarrollo de aplicaciones (incluido el navegador Explorer), y una tercera para los negocios relacionados con Internet. Este anuncio ha repercutido de nuevo en la cotización de Microsoft en bolsa, y ya acumula un volumen de pérdidas del 37,3 por ciento (unos 36 billones de pesetas) desde que se conoció la sentencia por monopolio. Su cotización en bolsa ronda en estos momentos los 65 dólares por acción, mientras a principios de año era de casi 120 dólares.

Según la petición que va a formular la acusación como pena, la creación de una compañía para aplicaciones separada de la que comercializa el sistema operativo irá acompañada de la obligación de comercializar sus aplicaciones para todos los sistemas disponibles, lo que fomentará la competencia entre los distintos desarrolladores de software.