Según fuentes de la propia compañía, el recorte en el número de empleados afectará básicamente a todas las unidades de negocio de sus oficinas en Schaumburg (Illinois) si bien será la división de infraestructuras inalámbricas la que se llevará la peor parte con la eliminación de 3.000 puestos de trabajo.

Asimismo, las mismas fuentes han anunciado que la mayor parte de los despidos tendrán lugar las sedes de Motorola en Norteamérica aunque las sucursales de Europa y Asia también se verán afectadas. Responsables de la compañía han matizado que estos recortes de plantilla no son una reacción a la actual coyuntura económica mundial sino que forman parte de un plan a largo plazo y que se puso en marcha hace ahora dos años y según el cual se decidió reducir el coste total de su estructura en más de un 20%.

En este sentido, la intención de Motorola es volver a adquirir el mismo tamaño que tenia su negocio en los años 90 “antes de la eclosión de las telecomunicaciones y el boom de las puntocom”, tal y como ha manifestado Edward Breen, presidente y CEO de Motorola.

No obstante, y a pesar de estos esfuerzos, la compañía ha anunciado que los resultados en este segundo trimestre han llevado a una pérdida de 0,04 dólares por acción, es decir, unos 0,04 euros por acción, si bien las ventas podrían alcanzar los 6.400 millones de EUR. Por otra parte, la compañía espera ampliar su negocio de productos de radio, sistemas de seguridad públicos, dispositivos celulares, redes de comunicación móviles así como soluciones para comunicaciones móviles. Web: www.motorola.com