Motorola ha presentado unas ventas de 7.400 millones de dólares durante el tercer trimestre de su año fiscal, comparado con los 9.500 millones de dólares del mismo periodo del año anterior, lo que se traduce en un descenso interanual del 22%. El aspecto positivo, según presidente y director de operaciones de Motorola, Robert L. Growney, ha sido el negocio de dispositivos inalámbricos portátiles, el cual ha vuelto a la rentabilidad y ha aumentado la cuota de mercado respecto al pasado año.

Sin embargo, en lo que al área de negocio de semiconductores y chip de Motorola, los datos revelados por la compañía muestran un descenso del 48% en las ventas. Así, este segmento ha reportado unas pérdidas de 355 millones de dólares durante este último trimestre.

Al igual que muchas otras compañías, desde Motorola se ha tomado una actitud de espera de cara al futuro, debido a los atentados acaecidos el pasado mes de septiembre en Estados Unidos. “Antes de las inesperadas atrocidades del 11 de septiembre, nuestras previsiones indicaban una vuelta a índices positivos en el primer o segundo trimestre de 2002. Esos acontecimientos desafían nuestros pronósticos a corto plazo, aseguró Christopher B. Galvin, CEO de Motorola.

Más despidos

Motorola también ha anunciado que recortará otros 7.000 puestos de trabajo, con lo que la reducción total será del 26% del total de la plantilla.

Motorola ya había anunciado este año 32.000 despidos. En diciembre su plantilla ascendía a 147.000 empleados. Con los nuevos recortes, aumentará a 39.000 el número total de despedidos. De este modo la plantilla quedará reducida a cerca de 108.000 puestos a finales del presente año. Web: www.motorola.com