Si bien dichos equipos sólo reconocen la tarjeta inalámbrica como si se tratase de un dispositivo 802.11g (54 Mbps), algunos sitios web sobre rumores (como MacRumors) indican que las tarjetas están construidas para soportar el nuevo estándar.

Si bien el 802.11n aun no ha sido ratificado, parece que no tardará mucho en que se produzca, un hecho que ha permitido que los fabricantes hayan incorporado versiones preaprobadas en sus productos.

Adicionalmente, si tenemos en cuenta que Apple lanzará su producto iTV el próximo año, un dispositivo capaz de enviar vídeo y música desde el Mac a un televisor, cobra aun más sentido que la compañía mueva sus arquitecturas hacia el nuevo estándar.

El 802.11n ofrece múltiples ventajas sobre el estándar actual 802.11g. La más importante es que permite enviar flujos de datos de vídeo de forma inalámbrica sin que se pierdan fotogramas. También permite navegar por la Web y enviar correo electrónico sin que ello tenga un impacto negativo en el rendimiento del flujo de datos.

Según indica el informe, la tarjeta inalámbrica de los MacBook Pro se ha identificado como un chipset Atheros AR5008 802.11n. Los nuevos iMac utilizan un chipset similar, en este caso de Broadcom.