Esta situación había provocado el bloqueo total de ventas de este producto de Connectix desde hace meses y a partir de hoy se comenzará a comercializar con toda normalidad a un precio de 49 dólares desde su sitio web: www.connectix.com. y en breve lo hará también para ordenadores PC. Según ha afirmado Roy McDonald, CEO de Connectix, “los tribunales han reconocido que la “ingeniería a la inversa” es una práctica común, legítima en el desarrollo de nuevos productos. Estamos encantados de haber sido capaces de traer de nuevo el producto a la comunidad Macintosh y de lanzarlo próximamente al mercado Windows. Ahora, los consumidores de ambas plataformas podrán disfrutar de su derecho a elegir si juegan a los títulos disponibles para la PlayStation en sus ordenadores. Lejos de ser perjudicial, esta medida generará beneficios a Sony y desarrolladores de juegos que verán crecer un nuevo sector de mercado para sus productos. Lo más importante de esta decisión es la dimensión de la sentencia que puede ser vinculante en muchos otros casos actuales similares dentro de la industria del software”.

Las conclusiones más interesantes dentro de la sentencia pueden encontrarse en la página 1703 donde se reconoce que la Virtual Game Station no contiene ningún componente protegido por las leyes del copyright de Sony. También, en la 1704 se especifica que las copias realizadas por Connectix de la BIOS de la PlayStation de Sony fueron protegidas adecuadamente para que el emulador funcionase perfectamente con los juegos de PlayStation dentro de términos legales. En la página 1721 del texto legal también se recoge el lógico interés por parte de Sony para controlar el mercado de dispositivos que incorporan licencias de su propiedad o que sean capaces de funcionar con los juegos que produce. La sentencia recoge también que no ha existido deterioro alguno en la imagen de la marca PlayStation como pretendía Sony. Las 25 páginas de la sentencia están disponibles en el caso 99-15852 en: www.ce9.uscourts.gov/web/newopinions.nsf