La demanda, que ha sido interpuesta en el Nueva Jersey, Estados Unidos, pide una cantidad sin especificar de dinero a modo de compensación y costes legales. La demanda, tal y como ha señalado Sony, también pretende detener la producción, distribución y venta de productos de Kodak que contengan la tecnología patentada a la que Sony se refiere.

A principio del mes de marzo Kodak demandó a Sony alegando que se habían infringido 10 patentes similares a las señaladas ahora. Sony negó que violase ninguna patente alegando que se “defendería vigorosamente” contra las acusaciones vertidas contra ella.

“No es ninguna contra-demanda. Hemos estado estudiando nuestras opciones e intentando negociar con Kodak. Hemos intentado llegar a un acuerdo, pero ha sido imposible”, señala Aki Shimazu, portavoz de Sony en Japón.