Según fuentes citadas por la publicación web AppleInsider (www.appleinsider.com), este silencio está siendo en algunos aspectos muy diferente de los anteriores y típicos que vienen siendo la política estratégica de Apple. Hasta este momento, Apple ha defendido publicamente una política de escasez de información hacia la prensa (de todos los periodistas es ya conocida la frase “Apple no hace comentarios sobre productos que no han sido oficialmente desvelados”), pero en las últimas semanas ha aparecido dentro de la compañía una postura crítica hacia este sistema de falta de información y de hermetismo.

Al parecer, un grupo de ingenieros encabezados por dos responsables de departamento han formado una comisión interna que ha presentado serias objeciones a la disciplina impuesta por la ejecutiva de Apple.

Si bien es cierto que la prensa técnica ya había asumido que muchas informaciones, filtradas por Apple con respecto a los futuros lanzamientos, estaban encaminadas a crear un clima de confusión y expectación. Lo que parece tener connotaciones más graves es la supuesta desinformación de la que ha sido objeto todo lo referente al portátil de consumo, y que tendría que ver con la difusión de algunos rumores acerca del abandono del portátil. Los mismos ingenieros de Cupertino no parecen estar al corriente de los detalles técnicos del producto, ya que existen especificaciones suministradas por la propia Apple a sus empleados que no coinciden entre ellas, pese a ser catalogadas como secretas. Esta situación ha puesto en evidencia el que Apple podría estar llevando a cabo una campaña de desinformación incluso entre sus empleados con el fin de que éstos, a su vez, consigan desorientar a la prensa acerca de los proyectos de la compañía.