El terremoto que alcanzó una magnitud de 6,8 puntos en la escala Richter, tuvo su epicentro bajo del mar a unos 9,6 kilómetros de la costa este de Taiwán y sucedió a las 2:53 PM hora local. En el área de Hsinchu, donde se encuentran instaladas la mayor parte de la industria de semiconductores, se registró una intensidad de 4.

Cinco personas resultaron muertas cuando una grúa se vino abajo en el Centro Financiero y mas de 300 personas han resultado heridas al tiempo que el Gobierno movilizaba gran cantidad de soldados y equipos de rescate en respuesta a la catástrofe.

En Taipei, el terremoto ha causado daños en los raíles del transporte urbano, el cierre de una de las autopistas mas importantes al norte por grietas en el piso y la planta Taiwán Semiconductor Manufacturing Co. Ltd, estuvo temporalmente fuera de actividad. El otro gigante de los semiconductores UMC (United Microelectronics Corp) también sufrió daños, aún por cuantificar, sobre el equipamiento destinado para la fabricación de chips y placas. No se han producido víctimas entre los empleados, según han afirmado portavoces de la compañía.

Poco después, a las 4:02 PM hora local se producía un segundo seísmo de intensidad 4 y posteriormente cinco más de intensidades entre 4 y 4,8. Ya en septiembre de 1999, otro terremoto que sacudió Taiwán, provocó más de 2.400 víctimas mortales, la destrucción de 50.000 edificios y la paralización de la fabricación de componentes, con su posterior encarecimiento y dificultad para abastecer a los mercados.

Taiwán, junto a Japón, se asientan en un “anillo de fuego”; un área del Pacífico norte donde confluyen las placas tectónicas Euroasiática, del Pacífico e Indoaustraliana, donde son muy frecuentes los terremotos.