Las alternativas a Whatsapp son amplias, desde telegram, line, o la poco conocida Signal de la que Eduard Snowden es usuario, pero parece que la costumbre puede frente a las alternativas que existen actualmente en el mercado.

Estos días las noticias sobre la nueva actualización de Whatsapp inundan la red, y sin fin de tutoriales explican cómo impedir (al menos de manera cautelar) que Facebook recopile datos de nuestra cuenta de Whatsapp (Ajustes/Cuenta/Compartir info. de cuenta.)

La UE está realizando un estudio sobre las prácticas de privacidad de esta aplicación y del plan de WhatsApp para compartir información con Facebook.  La nueva política permite que las cuentas de los usuarios estén conectadas con la red social, este hecho ha desencadenado múltiples quejas entre los defensores de la privacidad en Estados Unidos y Europa.

La cabecera estadounidense Wall Street Journal señala en sus páginas que los defensores de la privacidad de los consumidores estadounidenses acaban de presentar una queja a la Comisión de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), alegando que el cambio representa un cambio rotundo en la promesa que WhatsApp hizo a sus consumidores, según la cual “nada cambiaría” cuando la red social adquirió este servicio de mensajería en 2014.

WhatsApp ha afirmado que “cumple con las leyes pertinentes” y que va a responder a cualquier pregunta que los reguladores u otros interesados quieran realizar sobre esta actualización.