Así lo ha anunciado Terry Myerson, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Sistemas Operativos de Microsoft, en el blog de Windows y en el encuentro Windows Hardware Engineering Community (WinHEC), celebrada en Shenzhen (China).

El directivo apuntó al verano como fecha de lanzamiento de Windows 10, anteriormente previsto para finales del verano u otoño.

En su exposición hizo un resumen de los anteriores anuncios de Microsoft relativos al próximo sistema operativo, entre los que destacan los planes de la firma de ofrecer una versión gratuita para dispositivos de Internet de las Cosas, como la nueva placa DragonBoard 410C de Qualcomm que, en un tamaño poco mayor que una tarjeta de crédito, integra Wi-Fi, Bluetooth y GPS, así como un chipset Snapdragon 410. Son características que la hacen idónea para incluir en robots, drones y wearables.

En este evento también habló de Windows Hello, una nueva funcionalidad de autentificación biométrica por el que el usuario no necesitará introducir una contraseña para iniciar sesión con Windows 10. En su lugar utilizará el rostro, el iris o la huella digital.