Además de servicios de reprografía digital y venta de material de oficina también se ofrece videoconferencia y a través de Internet se ofrecerá traducción online, revelado digital de fotos, personalización de currículum vitae y diseño gráfico. Los clientes de la compañía son profesionales de empresas y también del sector retail. Actualmente el tema de la copistería virtual a través de Internet está en desarrollo y no entrará en funcionamiento hasta mayo. “El pedido mínimo será de 5.000 pesetas y va dirigido al cliente corporativo. En Madrid el 10% de trabajo llega vía Internet”, explica Alfonso de Senillosa, presidente de la compañía. La entrega se realizará en el plazo de una hora para límites urbanos. En las ciudades en las que no estén presentes será a través de DHL. “El aspecto logístico es importante y por ahí pueden venir problemas”.

Actualmente los centros de reprografía digital se ubican en zonas comerciales y de negocio de la ciudad aunque en un futuro, “cuando la marca esté más consolidada, acudir a mercados más cautivos como hoteles, universidades o aeropuertos”.

La intención tener cinco centros en Barcelona en los próximos dos años, fecha para la que la cadena tiene previsto ejecutar un ambicioso plan de expansión que supone la inversión de 4.000 millones de pesetas y la creación de unos 40 establecimientos en España, Europa y América Latina. Workcenter, en cuyo accionariado participa el BBVA y el BSCH, cuenta con un capital de 1.100 millones de pesetas. Con la apertura del nuevo centro de Barcelona la cadena cuenta ya con siete establecimientos y 130 empleados.

www.workcenter.es