En la solicitud de patente de Apple, fechada en junio de 2009, se indica que este sistema de reconocimiento facial hace uso de la cámara frontal del aparato (tanto dispositivos portátiles como equipos de sobremesa) para identificar al usuario y adecuarse a las necesidades del mismo.

Si bien, este sistema ya está presente en otros entornos, Apple describe al mismo como “una solución que requiere poca computación para un reconocimiento facial razonablemente efectivo que puede ser implementado en aparatos portátiles de consumo equipados con cámara”.

Su funcionamiento es sencillo, simplemente analiza diversos puntos clave y facciones de la cara del usuario que se sitúa frente a su cámara y tras relacionarlos, realiza determinadas acciones, como pudiera ser el caso de iniciar la sesión de dicha persona en el equipo, enviar un correo electrónico automático, etc. también se añade que Apple compró la compañía sueca Polar Rose, especializada en software de reconocimiento facial, por lo que la implementación de este sistema podría estar muy cerca.