Cuando los usuarios intenten pinchar sobre la dirección de un sitio Web considerado potencialmente sospechoso, Google mostrará una página de alerta informándoles sobre el posible riesgo y dándoles la opción de volver de nuevo a la página de resultados o continuar el proceso para visitar la Web objeto de sospecha.

Los sitios Web marcados son seleccionados como potencialmente peligrosos por The Stop Badware Coalition. Además, Google irá reemplazando progresivamente la página de alerta genérica por páginas que ofrecerán informes específicos sobre los sitios Web en cuestión.

También estos informes serán proporcionados por The Stop Badware Coalition, una organización sin ánimo de lucro liderada por la Universidad de Harvard y la Universidad de Oxford, y respaldada por Google, Lenovo Group y Sun Microsystems.

El nuevo servicio de Google pretende atajar un problema importante, como es el hecho de que los motores de búsqueda desplieguen direcciones que llevan a sitios Web desde los cuales se descarga spyware y adware sobre los equipos de los visitantes, explotan vulnerabilidades de seguridad, estafan a los usuarios o los incluyen en listas de spam.

En Estados Unidos, los usuarios entran en sitios Web de este tipo unos 285 millones de veces al mes pinchando en los resultados de las búsquedas obtenidas mediante los cinco principales motores de búsqueda, según un reciente estudio realizado por la unidad SiteAdvisor de McAfee.