Parece ser que el problema estaba en la emisión electromagnética que ofrecía la conectividad Wi-Fi del iPad y, en su momento, los oficiales de aduana tenían la orden de retener los iPad que llegaban a este país. Pues bien, han levantado esta restricción.

Las autoridades del Ministerio de Comunicaciones de Israel ha realizado una concienzuda investigación al respecto y han retirado la prohibición. Según un portavoz de dicho Ministerio, Moshe Kakhlon (Ministro de Comunicaciones), ha decidido permitir la importación del iPad a Israel.

El iPad ya puede entrar al país, pero hay algunas restricciones, dado que se limitará la entrada del mismo a un dispositivo por persona. A los que vieron como su iPad fue confiscado, el Ministerio de Comunicaciones les devolverá su dispositivo en breve.