La prohibición está haciendo que los empleados de la guardia de aduanas de este país tenga la orden de confiscar cualquier iPad que intente entrar en el país. Parece que los residentes en Israel van a tener muy complicado la adquisición de un iPad, a no ser que Apple modifique este aspecto y con ello se adapte a la legislación israelí.