En lugar de usar una conexión USB o Bluetooth, el joystick, simplemente se coloca sobre los controles en pantalla, sirviendo como un apoyo para tu mano.

Eso significa que debería funcionar con cualquier juego que incluya un “pad” de direcciones virtual. Según el fabricante, se pega al cristal sin dañarlo. Está fabricado en aluminio y tiene un precio en EEUU de sólo 25 dólares, aunque ThinkGeek indica que sus existencias están agotadas hasta finales de enero ya que la primera remesa se ha vendido más rápido de lo que esperaban.