Cuando Apple introdujo los iPhones 12, nos avisó de que ya no incluiría un adaptador de corriente en la caja (ni tampoco unos auriculares). Todos tenemos alguno en casa, y la fabricación y envío de literalmente cientos de millones de adaptadores de corriente innecesarios es perjudicial para el medio ambiente.

Si crees que esto es una mala noticia, vamos a darte otra peor: esta nueva política se extiende a lo largo de toda la gama de iPhones. A partir de ahora, el iPhone 11, el iPhone SE e incluso el iPhone XR ya no vendrán con adaptadores de corriente ni auriculares.

Pero hay una buena noticia. Todos los modelos de iPhone vienen ahora con un cable de USB-C a Ligthning. El cable USB-A, que sigue siendo compatible, ha sido eliminado prácticamente de todos los productos de Apple. Solo es incluido ahora con los cargadores del Apple Watch y el iPad mini.

Es más, Apple vende ahora el adaptador de corriente USB-C de 20W por un precio razonable de 25 €. No es mucho más que adaptadores similares de otras marcas, y mucho mejor que los 35 € que Apple cobraba por un adaptador de corriente USB-C de 18W (que ya no está disponible). Tiene incluso el mismo precio del adaptador de corriente USB-A de 5W.

Aunque entendamos que estés disgustado por la decisión de Apple de incluir menos accesorios en la caja de sus iPhones (los necesites o no), como mínimo nos consuela que ya no tendremos que pagar una fortuna al comprar un buena adaptador por separado.

Artículo original publicado en Macworld US