Los hacker han seguido la estela de la reciente disponibilidad de una herramienta de desbloqueo para Mac, con el lanzamiento del software equivalente para los usuarios de Windows.

El software, denominado WinPwn, hace jailbreak y desbloquea los iPhone antiguos así como los nuevos iPhone 3G y los iPod touch.

Este proceso permite la instalación de software desarrollado por terceras partes, no aprobado por Apple, y también permite que los usuarios puedan utilizar el dispositivo con otros proveedores de telefonía distintos a los aprobados por Apple.