Apple diseña sus propios chips, pero la fabricación la realizan diferentes proveedores. En el pasado, Apple ya encargó a Samsung la producción de sus procesadores, pero en los últimos modelos, el A8 para iPhone 6 y iPhone 6 Plus, se los encargó a Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC).

En cambio ahora, según publica Re/code, Samsung está en disposición de recuperar este puesto y fabricar grandes volúmenes de chips de baja potencia y gran velocidad para los iPhones y iPads. A Apple le gusta utilizar las últimas y mejores tecnologías disponibles, y las fábricas de Samsung con procesos de 14nm superan a las de TSMC, que está teniendo problemas para realizar una transición hacia los 16 nanómetros.

De confirmarse la noticia, Apple cerraría la puerta a los procesadores móviles de Intel que también dispone del proceso de 14 nanómetros e incluso supera a Samsung en tecnología de apilamiento de transistores 3D, que ofrece beneficios en eficiencia energética y velocidad en los smartphones y tablets.

Samsung ha invertido unos 14.000 millones de dólares en nuevas instalaciones para fabricar chips para dispositivos móviles y equipamiento industrial. La empresa GlobalFoundries también podría participar en la fabricación de los chips para los futuros iPhone, ya que ha licenciado la tecnología de proceso de 14 nanómetros para implementarla en sus fábricas.

La rivalidad entre Apple y Samsung en el mercado de teléfonos inteligentes y tablets no sólo ha sido intensa, sino también polémica: las empresas se han demandado mutuamente y han pugnado por el liderazgo del mercado de smartphones.

Apple ha logrado un gran éxito con IPhone 6 y iPhone 6 Plus, mientras la surcoreana espera sorprender con su próximo Galaxy S6, que podría mostrar en el Mobile World Congress de Barcelona que tendrá lugar a principios de marzo.