Algo que parece evidente de lo que ya venimos hablando largo y tendido es que el nuevo iPhone contará con una pantalla de tipo OLED con un diseño que elimina los marcos y el bisel para ofrecer un área de visualización superior. Así pues, se da por hecho también la eliminación del sensor de huellas y botón Home que tradicionalmente Apple ha empleado en todos sus modelos, para dar paso a otras tecnologías como el reconocimiento por Iris. Lo que está por ver es si la compañía decide prescindir por completo de esta medida de seguridad o por el contrario, opta por trasladarlo a la parte trasera del terminal.

Diversos informes hechos públicos ofrecen información contradictoria. Digitimes menciona a fuentes de la cadena de suministro de Apple declarando que a finales del mes de mayo que todavía consta que el sensor de huellas vendrá incorporado. Si observamos los pasos dados por su principal competidor Samsung, y lo implementado en su reciente Galaxy S8, observamos como ha decidido implementar importantes novedades de reconocimiento facial y de Iris, además de mantener el sensor de huellas dactilar, trasladándolo de su parte frontal que estaba presente en los Galaxy S6 y S7, a la parte trasera junto al de la cámara.

La analista Mign-Chi Kuo de KGI afirmaba a 9to5Macque el nuevo iPhone 8 con pantalla OLED contará con un botón de inicio virtual sin necesidad de recurrir a un sensor de huellas digitales que se encuentre integrado en la propia pantalla.