El YouTuber Jon Prosser, conocido por sus acertadas filtraciones dentro del mundo de Apple (sobre todo desde que predijo la llegada del iPhone SE), dice ahora que la compañía está trabajando en un iPhone libre de puertos que llegaría el año que viene.

Esto significa que no lo veremos con el lanzamiento del iPhone 12 el próximo otoño. El gran atractivo de este modelo será su compatibilidad con el 5G. También traerá dos nuevos tamaños de pantalla y otros cambios, pero nada tan radical como la ausencia de puertos.

Es por eso que el diseño libre de puertos físicos no puede esperarse hasta el otoño de 2021. Cuando lo haga, ya no encontraremos el puerto Lightning tan característico de Apple ni tampoco un USB-C, ya que Prosser asegura que Apple se saltará esa fase.

Si el iPhone 13 no tiene ningún puerto, eso significa que deberás cargarlo o escuchar música de forma completamente inalámbrica, algo que muchos ya hacen en la actualidad. Ya no te serán de utilidad los auriculares Lightning que aparecieron con el iPhone 7.

¿Pero cuáles son los beneficios de un diseño completamente libre de puertos? En un principio, una de sus grandes ventajas es la resistencia al agua, ya que es más difícil que entre líquido dentro del terminal si no hay aperturas físicas.

No obstante, el iPhone 11 Pro ya ofrece una resistencia IP68, la certificación IP más alta en productos de consumo y que permite sumergirlo en profundidades de hasta 4 metros durante 30 minutos. Esto es algo difícil de superar.

Al perder el puerto físico, potencialmente se perderá también en capacidad de carga rápida y en calidad de audio. El iPhone, eso sí, tendrá más espacio en su interior, por lo que quizás se pueda conseguir más espacio de almacenamiento o una batería más grande.

Pero seguramente, la razón principal de Apple sea esa búsqueda del ideal platónico de un diseño parecido a un cubo blanco. Los puertos y botones físicos son, en este sentido, una imperfección, y deben ser eliminados en cuanto sea posible.