Como cada vez que se aproxima la llegada de un nuevo dispositivo de Apple, los rumores se disparan. Las últimas especulaciones apuntan que el iPhone 5 será el que ralentice las ventas del iPhone 4S. Tal es la corriente de rumores generada, que, ante la llegada de uno nuevo, los consumidores se piensan dos veces comprar un teléfono que está próximo a desactualizarse.

Sólo hay que recordar que, cuando el lanzamiento del iPhone 4S estaba a punto de producirse, las ventas del iPhone 4 cayeron un 16 por ciento respecto al trimestre anterior. El lado positivo es que gran parte de las pérdidas se recuperaron con las adquisiciones masivas del iPhone 4S, y tal vez ésta vez ocurra lo mismo respecto al iPhone 5.

Los ejecutivos de Apple justificaron entonces la caída a corto plazo al sinfín de rumores y especulaciones que se generaron en aquel momento y que llevaron a los consumidores potenciales a dar bandazos de un lado para otro en medio de la confusión previa, hasta que se despejaron las incógnitas con la llegada del nuevo modelo.