Apple ha decidido aplazar la producción en masa de su próximo buque insignia, el iPhone 12. Así lo asegura un artículo de The Wall Street Journal, según el cual la compañía habría visto obligada a retrasar su lanzamiento un mes debido a las circunstancias actuales.

De hecho, la causa de este aplazamiento sería el efecto que la pandemia del coronavirus está teniendo tanto en la demanda global en el mercado de bienes de lujo como en la propia fabricación de dispositivos, afectada en gran medida en China.

Si se confirma que la fecha de lanzamiento del iPhone 12 también se ha visto afectada, eso significaría que, por primera vez desde 2012, Apple no introduciría al mundo un nuevo modelo de smartphone en el mes de septiembre.

Es cierto que los iPhone SE fueron anunciados en marzo tanto en 2016 como en 2020, pero la última vez que Apple no celebró su evento anual dedicado al iPhone en septiembre fue en 2011, con el anuncio del iPhone 4s en octubre de ese año.

Cabría la posibilidad de que Apple decidiera celebrar el evento de lanzamiento del iPhone 12 en septiembre de este 2020, aunque los envíos no pudieran realizarse hasta un o dos meses después. Ya ocurrió con el iPhone X y el iPhone XR.

Se espera que, el próximo otoño, Apple anuncie cuatro nuevos modelos de iPhone. Todos ellos deberían ser compatibles con el 5G por primera vez en la historia de la compañía. Se especula que llegarían dos modelos de iPhone 12 y dos modelos de iPhone 12 Pro.

Uno de ellos dispondría una pantalla de 5,4”, dos de ellos tendrían un panel de 6,1”, mientras que el del cuarto sería de 6,7”. Como de costumbre, unos tendrán pantalla LCD y otros OLED, y eso se reflejará en el precio. También lo hará la configuración de cámaras.

Tal y como explican en The Wall Street Journal, Apple suele anunciar nuevos modelos de iPhone a mediados de septiembre, que salen a la venta a finales de ese mes. Para ello, suele producir en masa a principios de verano para tener bastante inventario en agosto.

Este año, Apple también debería empezar a producir los nuevos modelos en julio, pero no tendrá que retrasar la escalada en la producción un mes. Sobra decir que, teniendo en cuenta las circunstancias, deberá reducir el número de terminales producidos en un 20 %.