Todo parece indicar que la función de monitorización de frecuencia cardíaca recogida a través de los sensores del reloj Apple Watch de la parte de la muñeca del usuario, pueden sufrir errores en su medición cuando éste tiene algún tipo de tatuaje sobre su piel. El reloj inteligente de Apple utiliza un método denominado fotopletismografía (PPG) con una luz verde que brilla sobre la piel y busca recoger la información mediante la absorción que viene con cada pulso. Durante la actividad normal, el reloj mide también el reflejo de la luz infrarroja. Si una muñeca tiene demasiada tinta pesada, parece evidente que el reloj tenga problemas para hacer incidir dicha luz sobre la piel de manera adecuada.

No obstante, no todos los tatuajes tienen porqué presentar problemas. Parece estar directamente relacionado con la cantidad de tinta impregnada en la piel del usuario, así como de la tonalidad de la misma. Diversas pruebas realizadas por iMore han detectado que la tinta roja y negra son las que mayores problemas producen en la lectura, con datos muy inexactos e infinidad de intentos para que se produzca la lectura. Por su parte, los colores más claros producen tan solo pequeñas inexactitudes en algunas de las lecturas, pero no siempre.

La función de medición de frecuencia cardíaca resulta para los deportistas y usuarios que llevan a cabo actividad física diaria un dato bastante relevante, puesto que de los resultados es posible extraer diversas conclusiones sobre el estado físico y la progresión en el entrenamiento. Existen otros relojes inteligentes con problemas similares, como es el caso del Basis Peak de Intel, el cual lleva a cabo una lectura de forma muy similar, empleando también un haz de luz verde por parte de cada uno de sus sensores. Así pues, el problema no es exclusivo del reloj de Apple, ya que muchas otras pulseras de actividad y relojes inteligentes emplean una tecnología similar.