Hace una semana, Apple lanzó su nuevo modelo de iPhone, el iPhone 6S y 6S Plus, un terminal con lo último en tecnología y en medidas de seguridad, aunque no por ello está exento de amenazas. Y es que, cuando existe incluso la más mínima brecha que explotar, está claro que los cibercriminales se colarán a través de ella para comprometer el dispositivo. Como explica Susan Orbuch, de Trend Micro, “cuando la tecnología se mueve tan rápido, a menudo la seguridad no tiene tiempo para ponerse al día y seguir su ritmo”. 

Teniendo en cuenta que el iPhone es un mini-ordenador de bolsillo, puede afectarle cualquier amenaza a la que enfrenta cualquier equipo conectado a Internet, como ataques web, amenazas de redes sociales y riesgos de privacidad de Facebook, ataques de banca online, phishing, spam y otras amenazas transmitidas por correo electrónico. Junto a estas, existen otras amenazas específicas para smartphones, como pérdida o robo de dispositivos, Wi-Fi inseguro  y apps maliciosas disfrazadas de aplicaciones legítimas.

Lo cierto es que el volumen de amenazas dirigidas a los dispositivos de Apple ha ido en aumento. En este sentido, Trend Micro descubrió dos casos de spyware para iOS relacionados con Sednit, un malware para robar información, y más recientemente KeyRaider, un malware que ha robado más de 225.000 cuentas válidas de Apple y miles de certificados, claves privadas, así como facturas de compra. 

Son varias las medidas a aplicar para mantener seguro el nuevo iPhone 6S:

 - Asegúrese de que su dispositivo tiene bloqueo remoto y limpie funciones

 - Utilice contraseñas para todos los dispositivos

 - Evite usar puntos de acceso a Wi-Fi públicos

 - Asegúrese de que los dispositivos están protegidos con software de seguridad móvil que permita bloquear sitios web fraudulentos, proteger su privacidad en Facebook y Twitter, permitir realizar copias de seguridad y transferir sus contactos, localizar un dispositivo perdido y monitorizar el uso de datos mensual / diariamente