José Ignacio Niharra, director general de Apple España, comenzó la presentación con la proyección del spot publicitario en el que HAL, el ordenador de 2001, Odisea en el espacio, reflexiona desde un futuro virtual sobre las consecuencias que el Efecto 2000 tuvo en la humanidad, y el modo en que sólo una compañía pudo hacer frente al caos económico que sobrevino tras el colapso de los sistemas informáticos mundiales.

Tras esta apocalíptica introducción, que resultó ser lo más emocionante del acto, los nuevos Power G3 se presentaron dentro de la gama profesional para 1999 que Apple relanza, haciendo hincapié en cuatro puntos: aumento de potencia, capacidad gráfica, capacidad de ampliación y diseño. Se llevó a cabo una demo en vivo con Tomb Rider II para mostrar las características de la tarjeta gráfica ATI Rage 128, y Eric Mistou, responsable de producto de Apple España, analizó comparativamente las características de las conexiones USB y FireWire, el nuevo estándar que incorporan los nuevos Power G3. USB sería el estándar elegido para conectar periféricos de consumo, mientras que FireWire tendría un enfoque hacia los periféricos profesionales. En este sentido, se llevó a cabo una demo conectando una cámara de vídeo con soporte FireWire al nuevo monitor de 21 pulgadas, y de éste al otro nuevo Studio Display de 17 pulgadas mediante un cable FireWire, en caliente.

El siguiente punto en la presentación de Apple España se dedicó a Mac OS X Server, confirmando su salida al mercado en primavera, como muy tarde, para asegurar su total compatibilidad con los sistemas, aplicaciones existentes y con el firme compromiso de ofrecer un soporte serio a los futuros usuarios de este producto. En este sentido, Apple anunció las 1.355 nuevas aplicaciones que desde el 6 de mayo al 5 de enero han surgido para la plataforma Mac. En cuanto a Mac OS 8.5, Apple dio a conocer que se han vendido alrededor de un millón de este sistema operativo en Estados Unidos, omitiendo con cautela la cifra de ventas en nuestro país. José Ignacio Niharra señaló que Apple está teniendo que asumir a marchas forzadas las estrategias de mercado de consumo imperantes y que no habían sido hasta ahora puestas en práctica por la propia política de ventas en Apple. Este intento de adaptación ha tenido sus frutos en las cifras de venta del iMac en España, cifradas según la compañía en 9.000 unidades, y de las consabidas 800.000 en Estados Unidos.

Los cinco sabores de los nuevos iMac, con una configuración de 266 MHz y 6 GB de disco duro, quisieron ser el postre de la presentación, pero los asistentes se tuvieron que conformar con verlos en la pantalla. No se desveló cuándo estarían disponibles en España, aunque sí se hicieron públicos sus precios: 186.186 PTA+IVA los nuevos de colores, y 162.892 PTA+IVA el anterior azul bondi.

Cifras y mercado

Por último, y recién llegadas desde Estados Unidos, las cifras del primer trimestre de 1999 para Apple fueron desveladas. Los beneficios hasta el 26 de diciembre de 1998 fueron de 152 millones de dólares, mientras que en 1998 fueron de 47 millones. En España, las cifras en el mismo periodo son de 12.000 unidades vendidas, por 8.500 en las mismas fechas de 1998. Resultados en los que el iMac ha tenido gran protagonismo, al ser decisivo en el aumento de volumen de ventas. Según Niharra, “Apple ha aprendido mucho de sus errores en el pasado a la hora de incorporar tecnología estándar (refiriéndose a la incorporación en las nuevas máquinas de USB y FireWire) en estas nuevas máquinas y no propietaria, además, nos queda mucho por aprender en el mercado de consumo y nuestro objetivo es obtener una gran cuota de mercado para el Mac”. Más información www.apple.es