El impresionante aspecto visual de la interfaz de Mac OS X aprovecha las capacidades del sistema Quartz (basado en PDF), que permite mostrar transparencias y sombreados en los menús y ventanas.

Mac OS X es un sistema operativo Macintosh completamente nuevo que incluye una nueva interfaz de usuario denominada “Aqua”. Este nuevo sistema reemplazará a la actual generación del sistema operativo Macintosh tras un calendario de desarrollo que ocupará los próximos doce meses.

La nueva tecnología Aqua supone un importante avance en interfaces de usuario de ordenador personal. Aqua incluye el denominado “Dock”: una nueva forma de organizar todo, desde aplicaciones y documentos, hasta lugares web y vídeos. Aqua posee también un Finder o escritorio completamente nuevo que simplifica el almacenamiento, organización y recuperación de archivos, unificando estas funciones en el ordenador del usuario y a través de redes locales y de Internet. Aqua ofrece una nueva apariencia visual, con elementos luminosos y semitransparentes como botones, barras de desplazamiento y ventanas, y actúa con una animación fluida que mejora la experiencia del usuario con el ordenador.

Aqua es posible gracias al nuevo sistema gráfico del Mac OS X que estrena un completamente nuevo modelo gráfico 2D, 3D y multimedia. Los gráficos 2D son gestionados por el sistema gráfico “Quartz” de Apple, basado en el estándar PDF de Adobe y que, por vez primera en el mundo de los sistemas operativos, realiza sobre la marcha los procesos de rendering, anti-aliasing y composición. Los gráficos 3D están basados en OpenGL, la tecnología de gráficos 3D con más amplio soporte de la industria. La multimedia está basada en QuickTime.

En el centro del Mac OS X está Darwin, el avanzado núcleo de sistema operativo de Apple. Darwin es semejante a Linux, compartiendo el mismo soporte Free BSD Unix y modelo Open Source. Darwin aporta unos nuevos cimientos al Mac OS, y ofrece a los usuarios Mac una verdadera protección de memoria para garantizar la estabilidad, multitarea preemptiva para una operación más suave y uniforme entre múltiples aplicaciones, y un sistema de red completamente TCP/IP estándar en Internet.

La arquitectura de Mac OS X está basada en un núcleo (Darwin) compuesto por el kernel Mach 3.0 y FreeBSD 3.2. Este núcleo proporcionará a Mac OS X un eficiente manejo de la memoria virtual, así como multitarea real y memoria protegida.

Fácil migración Apple ha diseñado el Mac OS X para facilitar la suave migración de sus clientes y desarrolladores a partir de su actual base instalada de sistemas operativos Macintosh. El Mac OS X puede trabajar con la mayoría de las cerca de 13.000 aplicaciones actuales para Macintosh, sin modificación alguna. Si bien, para sacar pleno partido de las nuevas características del Mac OS X, los desarrolladores deben “sintonizar” sus aplicaciones para “Carbon”: la versión actualizada de las APIs (Interfaces de Programación de Aplicaciones) utilizadas para programar los ordenadores Macintosh. Apple prevé que la mayoría de las aplicaciones para Macintosh más populares estarán disponibles este verano en versión adaptada a “Carbon”.

Disponibilidad

El calendario de puesta en el mercado del Mac OS X se desarrollará en un período de 12 meses. Los desarrolladores de productos para Macintosh han recibido ya dos versiones previas del software y a finales de este mismo mes recibirán otra versión previa que será la primera en incorporar Aqua. Esta primavera se entregará a los desarrolladores la versión “beta” final. Mac OS X se pondrá a la venta como paquete software este verano, y será precargado como sistema operativo estándar en todos los ordenadores Macintosh a partir de principios del 2001. Mac OS X está diseñado para trabajar en todos los ordenadores Macintosh que utilicen chips procesadores PowerPC G3 y G4, y requiere un mínimo de 64 MB de memoria.