Los abogados argumentan que los reporteros de los sitios web están protegidos por el mismo derecho según el cual los periodistas pueden negarse a revelar sus fuentes informativas y los materiales que no han publicado.

El juez se ha mostrado en desacuerdo con dicho argumento diciendo que “nadie tiene el derecho a publicar información que sólo ha podido ser obtenida infringiendo la ley”.

El juez también ha declarado: “La maquinaria de los rumores y opinión puede continuar funcionando a pleno rendimiento. La base de esta decisión se encuentra en que en este momento del litigio, la publicación de información concuerda perfectamente con la definición de secreto empresarial. El derecho a mantener y conservar información propietaria como ésta es un derecho que la legislación de California y los juzgados llevan afirmando desde hace mucho tiempo y que resulta un derecho esencial para el futuro de la tecnología y de la innovación en general”.