En esta renovación de máquinas destaca la rumoreada nueva generación MacBook, que probablemente haga converger las gamas MacBook Pro y MacBook Air. También es posible que, por el contrario, se decida por dilatar todavía más la espera hasta unos días después. En esta nueva generación MacBook, como sucedió con el iPad, hay dos palabras que se repiten como un mantra por parte de los aficionados al Mac y que son “Pantalla Retina”.

Procesadores Core i7 Ivy Bridge con tecnología de 22 nanómetros y 4 u 8 núcleos. Estos procesadores cuentan además con importantes mejoras en el apartado gráfico, hasta el doble de rápidos que en la generación anterior (Sandy Bridge), entre otras cosas suponen también la posibilidad de controlar tres monitores de manera simultánea. En los portátiles, esta familia de procesadores puede alcanzar los 2,9 GHz y en los ordenadores de sobremesa, pueden llegar a los 3,5 GHz.

así será la nueva gama macbook

Pantallas Retina. Sin duda, la adopción de pantallas de calidad fotográfica como en el iPad o el iPhone sería “la bomba” de la nueva generación MacBook. Las versiones de prueba del próximo sistema operativo Mac OS X Mountain Lion ya incluyen algunas muestras de un posible soporte a esta tecnología con iconos y otros elementos que se muestran al doble de la resolución habitual. La potencia gráfica de los nuevos chipset de Intel permitiría manejar estas impresionantes resoluciones Retina que en la pantalla de un MacBook de 15 pulgadas alcanzaría los 2.560 x 1.800 píxeles (una resolución mayor que la de un iMac de 27 pulgadas). Hay que tener en cuenta que Apple ya ofrece como configuración a medida un MacBook Pro de 15 pulgadas con una resolución de 1.680 por 1.050 píxeles.

Adiós a la unidad óptica. Sin duda, la desaparición de la unidad óptica es una de las apuestas casi seguras para la próxima generación de portátiles. Apple ya las ha eliminado de los MacBook Air y Mac mini, de modo que no tendría sentido mantenerla en los MacBook Pro con el aumento de espacio y volumen que añaden al portátil.

Discos SSD. Al igual que la familia MacBook Air, la nueva generación de portátiles MacBook Pro incorporará discos de estado sólido como solución principal de almacenamiento. Sin embargo, en este caso se espera que Apple mantenga la posibilidad de adquirir los equipos con disco duro convencional de 750 GB o 1TB para quienes necesitan elevadas capacidades de almacenamiento. Actualmente ya se ofrece la opción de almacenamiento SSD en los MacBook Pro con unidades de entre 128 GB y 512 GB (aunque esta última supone un encarecimiento de hasta 1.100 euros).

Diseño en cuña. Junto con la eliminación de la unidad DVD-R, la nueva generación MacBook Pro adoptará seguramente también el diseño en cuña de los MacBook Air. Este diseño hace que el ordenador parezca más delgado, que sea más fácil de asir con una mano, que sea más fácil de introducir en un maletín o funda, y distingue al portátil de Apple frente a los competidores. Curiosamente, hace algunos días salió a la luz una patente de Apple que podría permitirle mantener esta diferencia en el diseño que empiezan a adoptar algunos fabricantes de PC.

así será la nueva gama macbook¿USB 3.0? Apple ha adoptado la conexión Thunderbolt como estándar para monitores y periféricos de alta velocidad, pero resulta contradictorio que no hay actualizado las conexiones USB a las más rápidas USB 3.0 que son estándar en el mundo PC.

Adiós al FireWire y la conexión Ethernet. Es probable que Apple vaya retirando paulatinamente las conexiones menos populares como el FireWire, que está siendo sustituido por el conector Thunderbolt, y la conexión de red Ethernet (en los MacBook Air, esta se encuentra disponible mediante un adaptador para el conector USB).

¿Adiós al modelo de 17 pulgadas? Otro de los rumores que más circula es el de la desaparición del modelo de 17 pulgadas, que ha quedado como una opción orientada a los segmentos creativos profesionales como la imagen o el vídeo.

¿Posible renovación en el iMac?

La ebullición de los rumores sobre nuevos portátiles ha eclipsado la también próxima renovación de los equipos iMac, cuya última actualización tuvo lugar en mayo del 2011 con la introducción de nuevos procesadores y la conexión Thunderbolt. Aunque no se estima inminente una nueva generación iMac, es posible que Apple decidiese actualizar su familia de sobremesa con los nuevos procesadores Ivy Bridge de Intel con hasta 8 núcleos y velocidades de hasta 3,5 GHz. Entre los cambios más importantes que se espera para el futuro del iMac se encuentra la eliminación de la unidad óptica con la introducción de un segundo disco duro como opción (algo que ya se ofrece en equipos como el Mac mini) y, en un plazo algo más largo, la introducción de la pantalla Retina.