Algunos usuarios se quejaban de que sus MacBook habían desarrollado una especial inclinación a este problema. En resumen, el problema consiste en que los MacBook simplemente se apagaban cuando se estaban utilizando con normalidad.

Este problema afecta a una minoría de MacBooks y por lo general se manifiesta tas un periodo de uso normal.

Se trata de un fallo intermitente y difícil de reproducir. En algunos casos los usuarios encontraron que la reinstalación de los módulos de memoria podía mitigar el problema en algunos casos.

Aunque inicialmente Apple indicaba que el problema podría estar relacionado con la placa lógica del MacBook, más recientemente se ha indicado a los distribuidores que ya no es necesario sustituir la placa.

Los servicios de mantenimiento de Apple han sido instruidos para sustituir los disipadores de calor en los MacBook en primer lugar, sustituyendo la placa lógica sólo en los casos en los que persista el problema.