De acuerdo a fuentes cercanas a Apple, se ha terminado el desarrollo de la familia completa de iMac de colores con su actual configuración, argumentando que se han vuelto a dar problemas en el suministro de procesadores G3 para el iMac. Al igual que ocurrió con los primeros Wallstreet PowerBooks, los cuales Apple se vio forzada a sustituir con una “versión de mantenimiento”, ahora ocurre lo mismo con estos modelos nacidos hace apenas tres meses. Como solución a este problema, se ha decidido aumentar la velocidad del procesador que sustituya al de 266 MHz, y que será de 300 MHz. La nueva familia de iMac de colores estaría lista, según estas fuentes, para salir al mercado en el mes de abril, sustituyendo por completo a la actual gama de 266 MHz, para lo cual, Steve Jobs estaría intentando forzar al equipo de desarrollo de los iMac. Así pues, la gama totalmente renovada de iMac, se retrasaría respecto a la fecha en que estaba inicialmente prevista, a mediados de verano. Abril se presenta como un mes ocupado para Apple, que tiene que dar respuestas sobre los esperados PowerBook, el portátil de consumo P1 y el iMac. Mientras que el PowerBook y el portátil de consumo se esperan presentar antes de la Conferencia Mundial de Desarrolladores, la intención de Apple sería prioritaria respecto a la versión revisada del iMac.