Freed dice: “Aunque es pequeño -más compacto que una fiambrera de metal- este sistema no es chatarra. Realizo la mayor parte de las tareas que le indique con elegancia, sin vacilar ni demoras”. “Los 512 MB de memoria RAM y el solido Mac OS X 10.3 tienen mucho que ver en su rendimiento, pero sin duda el procesador G4 a 1,25 GHz marca la diferencia. Abrí media docena de aplicaciones y cambie entre sus diferentes ventanas sin demoras… ¿la clave de mi argumento?. Si yo tuviera que recomendar un equipo para no iniciados (para alguien que no haya tomado ya una postura en la batalla Mac contra Windows), no dudaria en enviar a la página web del Mac mini”.

Web: www.pcworld.com.