Todavía un poco abrumado por la publicidad repentina del diseño sobre el que ha trabajado en secreto durante dos años, Ive afirmó que lo que muchos entusiastas de Mac han oído o leído acerca de que el diseño del iMac se basó en un girasol es cierto, y curiosamente, la idea surgió estando junto a Steve Jobs en la huerta de la esposa del presidente.

El nuevo diseño del iMac vuelve a generar un debate sobre la eterna polémica de la importancia del diseño en detrimento de la calidad del producto. A la pregunta de si el diseño es importante, Ive responde que la industria está demasiada preocupada con los números, y no tanto por el valor del diseño, y que es consciente de que a menudo sus diseños son imitados por competidores de Apple. Además, defiende la manera de trabajar de Apple argumentando que cuidan todo detalle interno de una máquina.

Según Ive, la experiencia del nuevo iMac no se puede encasillar dentro del eslógan de Apple de “pensar diferente”. Y afirma que "es bastante fácil ser diferente, pero muy difícil ser el mejor, que es lo que he intentado conseguir con el iMac”. Web: http://news.independent.co.uk/digital/features/story.jsp?story=114276