FileMaker Pro 5.5 no sólo se ha carbonizado para aprovechar las ventajas que reporta Mac OS X; la última actualización incorpora algunas nuevas características.

Entre las características de FileMaker Pro 5.5 destaca la integración de la interfaz Aqua en botones y ventanas de diálogo.

Mientras que FileMaker Pro 5 era compatible con QuickTime, la versión 5.5 utiliza el motor de importación de QuickTime del nuevo sistema operativo. Esto permite al usuario importar documentos PDF (que contengan texto o gráficos) como si de una película en QuickTime se tratara.

Abierto a otras bases de datos

La versión 5.5 también incorpora mejoras en lo que a compatibilidad con otras bases de datos se refiere. Las versiones anteriores permitían a los usuarios de FileMaker Pro ver los datos desde otras ODBC, como Microsoft Access y Oracle. Ahora, la versión 5.5 permite modificar los datos desde estas bases de datos.

La aplicación también permite guardar cualquier formulario como una página web. La interfaz web convierte las etiquetas en botones rollovers. Del mismo modo, FileMaker Pro 5.5 ofrece una integración más estrecha con Microsoft Excel y un sistema de seguridad más eficaz y flexible, pudiendo restringir el acceso a registros individuales.

FileMaker Pro 5.5 está limitado para 10 usuarios en red o 10 direcciones IP. La actualización a la versión 5.5 desde versiones anteriores cuesta 149 dólares (unas 27.000 PTA). Los nuevos usuarios podrán adquirir la nueva versión por 249 dólares (cerca de 45.000 PTA). Existe también una versión para mayor número de usuarios, FileMaker Pro 5 Unlimited, que cuesta 999 dólares (una 180.000 PTA). FileMaker Pro 5.5 requiere sistema operativo Mac OS 8.1 o posterior. Distribuidor: SMPS. Tel: 93 238 56 02. Web: www.filemaker.com.