Tanto para aquellos que tienen pensado adquirir un sistema totalmente nuevo, como para aquellos que sólo quieren renovar la pieza central (el Mac) el número de soluciones ha aumentado lo suficiente como para que vuelva la confianza con respecto al futuro musical de la plataforma.

Los puertos USB y FireWire de los Mac ya pueden operar con audio digital y los fabricantes y desarrolladores ya disponen de sistemas de autorización remota, actualizaciones para las disqueteras externas y para los adaptadores USB a serie que evitan los problemas surgidos de la utilización de disquetes y llaves hardware para la autorización de los programas más populares.

Quienes tan sólo necesiten conservar el puerto serie para utilizar sus interfaces MIDI pueden utilizar las tarjetas PCI de diversos fabricantes, como las Romulus 4 port y Remus 3 de MegaWolf (www.megawolf.com), que añaden hasta cuatro puertos serie a los G3 y G4; quienes no puedan prescindir de las ranuras PCI de su Power Mac, pero sí del módem interno, pueden optar por el gPort de Griffin Technology (www.griffintechnology.com) o por el Stealth Serial Port de GeeThree (www.geethree.com) que sustituyen al módem interno de los G3 y G4 y proporcionan un puerto serie compatible con todo tipo de periféricos con esta conexión.

Por su parte, la compañía Edirol (www.edirol.com), perteneciente al grupo Roland, dispone ya de los controladores para Mac de su interfaz MPU 64 y del módulo de sonido MIDI SC 8850. No obstante, a la espera del software que permita su conexión con Macintosh se encuentran, el Audio Canvas UA-100 y el Audio Canvas UA-30, dos periféricos de este fabricante que prometen acercar la grabación y edición de audio digital al mercado doméstico.