Entre la audiencia se encontraba Steve Wozniak que declinó participar en la exposición al considerar que “no era su noche”. De cualquier modo, los asistentes podrán disfrutar hoy de un fuego cruzado con “Woz” donde hablará de su pasado en Apple y el futuro de la compañía.

El moderador de la mesa, Scott Knaster abrió el debate preguntando al panel de expertos sobre Mac OS X, Steve Jobs y el futuro de la industria de los ordenadores personales todo esto arropado por docenas de preguntas desde el público durante las intervenciones.

Apreciaciones sobre Mac OS X

Sobre este tema, todos los expertos consideraron que Mac OS X es bello, pero consideraron que tienen recelos sobre la nueva interfaz de usuario, la ausencia de documentación y lo incompleto de su proceso de implementación. Los expertos consideraron que hace falta más información sobre Mac OS X y esperan que esta situación sea solucionada por Apple pronto.

Otro asunto que debe ser solucionado de inmediato, a su juicio, es la falta de soporte de algunos servicios que están en Mac OS 9. Según Atkinson, resulta imprescindible la sincronización de color esencial para su trabajo y matizó que Mac OS X no dispone del nivel deseado para usuarios profesionales todavía. Tanto fue así que, afirmó que continuaría usando Mac OS 9.1 hasta que se solucionase este detalle en Mac OS X.

El polémico Jeff Raskin consideró que se trata de “un imperativo moral” proporcionar la mejor interfaz de usuario ya que una pobre interfaz puede reducir la productividad y dañar a los usuarios al verse obligados a realizar tareas repetitivas que derivan en stress. El autor de “The Human Interface”, una eminencia en su campo fue el responsable de llevar adelante la filosofía de la interfaz de los primeros Macintosh.

“Las mejoras internas de Mac OS X debía haberse hecho hace mucho tiempo y respecto a la interfaz, Apple ha olvidado lo que ha aprendido durante años en el desarrollo de interfaces de usuario. La interfaz de Mac OS X es poco profesional, incompetente y además daña a los usuarios”, afirmó en otro momento de su intervención.

Steve Jobs: ¿ángel o demonio?

Respecto a Jobs todos estuvieron de acuerdo que su perseverancia y pasión ha sido lo que ha salvado Apple, considerando también su “peculiar” estilo de dirección impregnada de fuertes dosis de manipulación.

Para Denman, Jobs tiene un estilo abrasivo de dirección y la gente que trabaja con él necesita ser muy fuerte para justificar sus decisiones cuando Steve les pone a prueba. Como afirmó este experto, “nadie desenfunda sus pistolas con Jobs”. Por el contrario aquellos que eran tímidos y no participaban en este juego habitualmente no tenían consecuencias negativas en su trabajo.

Según los expertos, los puntos fuertes en el estilo directivo de Jobs es una pasión por la excelencia, una dirección leonina, el llamamiento constante a algo más que el dinero, un excepcional sentido innato del diseño, velocidad y excelencia en habilidades de marketing. Los débiles son, en cambio, su incapacidad para compartir el control, su necesidad obsesiva de ser siempre el centro de atención, su inclinación por el exceso y una ausencia de tacto con los empleados.

Visiones de futuro

Según Raskin, “no está claro como quiere mantenerse Apple solamente con cajas bonitas sin una verdadera revolución. Jobs no reconoce la literatura anterior y su fervor religioso puede dejarle sin perspectiva en sus prácticas de desarrollo de producto”.

“Apple necesita mucho más que una tímida apertura al desarrollo Open Source. Jobs cree que la pequeña comunidad Mac no crecerá sin un mayor compromiso con este tipo de desarrollo que añada más desarrolladores a la plataforma. No veo a Jobs como un líder que sea capaz de sacar a Apple de sí misma”, afirmó Hertzfeld.

“Nunca creas que Apple está fuera, pero no esperes revoluciones desde Apple al menos que se vean entre la espada y la pared. Ahora todo va bien, pero cuando las revistas empiecen a contar que Apple está fuera, entonces veréis algo revolucionario de nuevo”. Web: www.machack.com