P: Apple se ha metido de lleno y con gran éxito en la edición de vídeo y con la adquisición de Nothing Real es probable que lo haga también en el terreno de los efectos especiales. ¿Cómo puede competir Adobe con un rival tan duro?

R: Es difícil porque en algunas áreas, como sucede con Final Cut y Premiere, sí competimos, pero no en toda su extensión. Creo que nuestra audiencia para Premiere no es la misma que la de Apple con Final Cut. Final Cut es más como un sistema Avid y con Premiere vamos más al profesional autónomo o al videoaficionado. Sí hay una competencia en parte del mercado pero no es una competencia “codo con codo”. Podríamos argumentar mucho sobre lo que es o no profesional, pero si somos capaces de decir que se puede manejar (con Premiere) vídeo en formato DV a la perfección, los usuarios pueden elegir entre las distintas opciones. La otra ventaja que tenemos es que la integración entre Premiere, AfterEffects, Photoshop… es muy robusta. Por otro lado, nuestra arquitectura es bastante abierta y reconocemos que Final Cut es un producto con muchos usuarios, por eso queremos ponerles fácil el que utilicen After Effects.

No tenemos ni idea de lo que Apple va a hacer con la tecnología de Nothing Real, tenemos que esperar a que pasa, pero si miras la situación del mercado de los efectos especiales con combustion, After Effects y Conmotion, desde luego hay un cierto solapamiento, pero cada uno tiene su segmento ideal de “usabilidad”, es decir que según lo que quieras hacer te decantarías más por uno que por otro.

P: ¿Y en cuanto al DVD?

R: En el terreno de la Autoría de DVD, todavía es algo que acaba de comenzar y sólo hace unos meses que hemos licenciado la tecnología de Sonic, pero reconocemos que Adobe tiene que tener algo en esta área, no sé si será un producto autónomo o algo que se integrará en otras aplicaciones como Premiere.

P: Adobe cuenta con productos profesionales de gran prestigio, pero parece que se esfuerza poco o que tiene peor suerte con los usuarios domésticos. ¿Es un mercado que no les interesa?

R: Creo que esos mismos productos profesionales hacen que nos ganemos el respeto de los usuarios domésticos, pero en cuanto al usuario doméstico en sí mismo, se trata de productos caros. Tenemos productos domésticos como Photoshop Elements y PhotoDeluxe, pero se trata de un mercado separado y de una estrategia completamente diferente. Hay muchas empresas que están muy bien situadas. ¿Podrámos sacar algo y competir codo con codo? Por supuesto que sí, quién sabe. Es una cuestión difícil, porque para llevar productos al hogar tienes que llevarlos a las grandes superficies y es una cosa muy complicada hoy en día.

P: ¿Estáis percibiendo un aumento de la popularidad del Mac en las ventas de Adobe?

R: La plataforma Macintosh está volviendo a recuperar su importancia. Todavía vendemos más software para Windows que para Mac, en una proporción de un 70 % Windows y un 30 % Macintosh. Algo que yo diría que es una proporción muy saludable.