La actualización para los nuevos portátiles de Apple recibe el nombre de MacBook Pro Software Update 1.3 y, según la escueta información desvelada por Apple, se encarga de mejorar la estabilidad de los gráficos, principalmente cuando el equipo se está utiliza para labores de vídeo de alto rendimiento y juegos. Al mismo tiempo, corrige una serie de problemas de menor entidad.

No sé cuántas personas han tenido tiempo de comprar un nuevo MacBook Pro, pero todos los que cuenten con uno de ellos (independientemente de si se trata del modelo de 15 o 17 pulgadas), deberán de instalar esta actualización.

Esta actualización es solo para los portátiles MacBook Pro de 15 y 17 pulgadas presentados ayer y tiene un tamaño aproximado de 260 MB. Puedes descargarla desde el sitio de soporte de Apple.