De acuerdo con este artículo, a Linux le ha surgido un nuevo competidor en la arena de los ordenadores de sobremesa: Mac OS X. Dado que en su núcleo, Mac OS X funciona sobre una versión de Unix llamada BSD (Berkeley Standard Distribution), proporcionando soporte para una gran variedad de formas de conexión a Internet que incluye cable modem y ADSL, esto podría atraer a un gran número de usuarios hacia la plataforma Macintosh.

No obstante, y aunque Linux también está basado en Unix, la publicación interpreta que “la ventaja del enfoque de Macintosh es que mientras corre bajo Unix, proporciona un interfaz elegante para el usuario y muy adecuado para principiantes”. En dicho escrito también se apunta que “añade el poder y la flexibilidad de Unix a la experiencia Mac del usuario con lo que tiene una poderosa combinación, algo que podría ser un problema para Linux”.

Por otra parte, el artículo subraya que Mac OS X cuenta con otras ventajas como la inclusión de Apache, la tecnología de servicios web de recursos abiertos, o incluso, según han señalado fuentes de Apple, el hecho de estar basado en Unix BSD permite utilidades de comando Perl, Telnet y FTP que hacen más fácil a los desarrolladores publicar programas de Red Unix para Mac.