Varios informes aseguran que el nuevo MacBook Air se sobrecalienta; otros, que sus ventiladores hacen mucho ruido; y otros, que los procesadores están siendo underclockeados. En este artículo, investigaremos qué ocurre.

El nuevo MacBook Air tiene mucho a favor: el nuevo Magic Keyboard, un procesador mejorado, memoria RAM más rápida y el doble de almacenamiento. No obstante, algunos usuarios se han dado cuenta de su tendencia a sobrecalentarse.

¿Cuál es la causa de este problema? ¿Es un problema generalizado o solo de algunos clientes poco afortunados? La raíz del problema parece estar en los ventiladores, mucho más ruidosos cuando se realizan tareas exigentes.

No obstante, parece que no solo ocurre cuando se editan vídeos o se utilizan programas de videoconferencia (ambos, tareas exigentes), sino que también cuando se hace un uso menos exigente. Así lo indica el canal de YouTube Max Tech en su review.

Parece que el MacBook Air (2020) es más ruidoso y se sobrecalienta más que la generación anterior porque el sistema de enfriamiento no es suficientemente potente para manejar los procesadores más rápidos del nuevo modelo.

Volviendo al canal de YouTube anteriormente mencionado, se asegura que el portátil alcanza los 100 grados cuando se está reproduciendo vídeo en 4K, lo que termina resultando en unos ventiladores “extremadamente ruidosos”.

El experto de Max Tech sugiere que el problema de enfriamiento se debería a que Apple no habría conectado el disipador con los ventiladores, lo que reduce sus capacidades para enfriar. Esto también hace que sea menos rápido a la hora de procesar aplicaciones intensas (y lo aleja del más potente MacBook Pro).

Hay otro vídeo de YouTube que examina el mismo problema, esta vez de la mano de Louis Rossmann:

Rossmann ha abierto el MacBook Air y se ha dado cuenta de que el ventilador no está lo suficientemente cerca del disipador (peligrosamente cerca de la CPU). Por lo tanto, el ventilador no es capaz de evitar que el calor alcance el disipador.

Esto hace que el disipador se sobrecaliente y, como consecuencia, se cargue la CPU. El YouTuber sugiere que Apple debería haber incluido una especie de aleta que permitiera la corriente de aire entre el ventilador y el disipador (como se puede ver en la imagen).

Otros informes, como el de Notebook Check, aseguran que el MacBook Air ahoga la CPU y la GPU con un rendimiento muy exigente. También se sugiere que no sería un problema de sobrecalentamiento, ya que también ocurre con tareas poco exigentes.

Los ventiladores también se vuelven muy ruidosos por ejemplo al conectar un segundo monitor, mientras que el MacBook Air no se sobrecalienta. Se concluye, simplemente, que el sistema de enfriamiento es pobre y que quizás nunca sepamos por qué.

Ahora bien, con un uso típico del MacBook Air quizás no se experimenten estos problemas. Es poco probable que el usuario medio del Air utilice apps que hagan que el portátil se sobrecaliente, lo que produciría que los ventiladores hiciesen ruido o el procesador fuera downclockeado para evitar el sobrecalentamiento.

No obstante, incluso con un uso normal, puede que se produzcan tensiones con la CPU. Incluso poco después de comprar el Mac, puede que notes que los ventiladores se encienden al escanear tus fotos para buscar caras o al sincronizar el iCloud.

La rapidez en la que los ventiladores se encienden parece depender del modelo de MacBook Air. Como apuntan nuestros compañeros de Macwelt, el modelo básico con Core i3 es más lento pero tarda más en calentarse que los modelos más rápidos.

Así, el modelo más lento y barato resultaría ser también el más silencioso. Casualmente, el modelo más premium de generaciones anteriores con un procesador Intel Core i7 también había tenido problemas de ventiladores ruidosos.

Desde Macwelt sugieren que el único ventilador del MacBook Air se ve superado con la tarea de enfriar el portátil, sobre todo cuando los modelos más premium de la gama funcionan a pleno rendimiento y velocidad.

Entonces, ¿por qué Apple no decidió instalar un sistema de enfriamiento más potente? Seguramente por querer mantener un bajo precio, pero también porque cree que sus usuarios potenciales no utilizarán programas que pongan tanto a prueba el portátil.

En este sentido, aquel usuario que busque más potencia deberá fijarse en un MacBook Pro, sobre todo los modelos de 13” con cuatro puertos Thunderbolt y no los modelos de entrada. Estos tienen un mejor sistema de enfriamiento con dos ventiladores.