La gama de productos de Apple se ha renovado completamente en menos de tres meses. Desde entonces, la expectación levantada por los nuevos equipos hizo que muchos países registraran numerosos pedidos y reservas, no siempre satisfechos. El terremoto de Taiwán, la reconfiguración de la gama G4 o la escasa disponibilidad del iBook han sido algunos de los factores que han impedido a Apple hacer llegar a todos los puntos del planeta sus nuevos equipos profesionales y de consumo.

Estados Unidos y Canadá

La mayoría de los mayoristas norteamericanos pueden abastecer la demanda de equipos, y cuentan con una reserva suficiente de máquinas, excepto en los modelos PowerMac G4 450, y en los nuevos iMac de gama baja. Estos distribuidores señalaron que los nuevos iMac se están vendiendo a muy buen ritmo, teniendo que recurrir en algunos casos, a más vendedores en sus tiendas para dar cabida a toda la demanda. En la AppleStore norteamericana, sigue sin estar disponible el PowerMac G4 a 400 o 450 con Mac OS X Server. El canal ha percibido más ventas de modelos iMac DV que de gama baja, debido al coste de añadir memoria.

La situación es parecida en Canadá, donde existe una gran demanda de productos Apple que los distribuidores no han podido abastecer. Los primeros iMac que llegaron a las tiendas se vendieron rápidamente, y Apple Canadá no tiene aún tienda en Internet. Además, existen prohibiciones legales para comprar un Mac en Estados Unidos y recibirlo en Canadá. Todo esto hace que todavía no lleguen equipos suficientes de los nuevos iMac, iBook, y la gama alta de G4. La demanda de estos equipos ha sido increíble, según un distribuidor Apple canadiense, que sólo puede mantener stock de PowerBook G3.

Asia y Oceanía

Cuando se presentó el iBook en la Macworld Expo de Nueva York, el mes de julio pasado, Apple Computer Australia preveía que llegaran a su país hacia el mes de octubre. Hasta principios de noviembre no comenzaron a llegar con regularidad los iBook. En estos momentos se están comenzando a suministrar los G4 reconfigurados, pero muy lentamente y en partidas espaciadas. Los nuevos iMac, por el contrario, se encuentran con facilidad entre los distribuidores y mayoristas australianos, al igual que el sistema Mac OS 9, que se puso a la venta cuando se prometió: el 28 de octubre. Estos distribuidores se quejan de que Apple anuncia un producto del que no pueden disponer para venderlo hasta dos meses después.

Uno de los mercados más fuertes de Asia y del mundo para Apple es Japón. En este país, la mayoría de los equipos están bien suministrados, excepto (nuevamente) el G4 a 450 MHz. Según los distribuidores japoneses, pueden entregar cualquier equipo en un corto plazo de tiempo, aunque los modelos más populares, como el iMac azul, puede tardar dos semanas en entregarse. El iMac DV y los iBook han conseguido un gran éxito entre los japoneses, pero no existen problemas en su suministro, y el máximo plazo de entrega de estos equipos es de tres semanas, a lo sumo.

Pero paradójicamente, la situación en el país que fabrica muchos de los nuevos Mac no es tan idílica como la de Japón. Taiwán sufre un suministro escaso de productos, y no existen reservas de los nuevos equipos en las tiendas. El iBook estaba oficialmente anunciado para el día 25 de noviembre, y Apple Taiwán tiene que anunciar el calendario de llegada de la gama PowerMac G4.

En cuanto a los pequeños archipiélagos del Pacífico, como Vanuato, un pequeño país en el que sólo existe un distribuidor Apple autorizado, los pedidos se tramitan a través de Apple Australia y los productos llegan de la fábrica de Apple en Singapur. El suministro de unidades iMac, iBook y Mac OS 9 es suficiente, pero algunos de estos países se encuentran con las restricciones norteamericanas de importación de “tecnología con fines militares”.

Europa

En el viejo continente, algunos países como Gran Bretaña se enfrentan a una situación de suministro con cuentagotas. En este país, los modelos G4 a 450 están comenzando a venderse, pero aún se están esperando los modelos de 350 y 400. También existen problemas con el iMac a 350 y con los iBook naranja, que comenzaron a venderse a mediados de noviembre mientras los de color azul llevaban varias semanas en la calle. Aún así, los distribuidores ingleses reconocen que la situación ha mejorado muchísimo desde hace un mes. Algunos comercios todavía no han podido atender pedidos que tienen desde el 31 de julio. Los iMac de configuración básica se encuentran de nuevo entre los equipos más escasos en el Reino Unido. El canal de distribución británico está muy descontento en general, y algunos responsables opinan que para Apple ha resultado muy difícil actualizar en tres meses toda su gama de productos mientras la demanda sigue aumentando.

La situación se repite en Alemania, donde el suministro de máquinas no se corresponde con el volumen de pedidos reconocidos por Apple Alemania, debido a irregularidades en los pedidos del G4. Apple advirtió a los distribuidores alemanes que llevaría algún tiempo atender los pedidos de PowerMac G4 reconfigurados, y la disponibilidad de algunos modelos como el iMac de gama baja ha disminuido, aunque se espera hacer frente lentamente a los pedidos retrasados, conforme los productos vayan llegando desde Estados Unidos.

En el caso de Suecia, los equipos más perjudicados en su disponibilidad son los de consumo, mientras que la gama G4 mantiene reservas entre los distribuidores.

Si esta situación existe en países de alto nivel de vida y situación económica estable, en países como Rusia la situación es más dramática. La demanda estimada en Moscú es de cien PowerMac G4 al día, por lo que muchos vendedores rusos tienen que comprar directamente en Estados Unidos las máquinas, aunque algunos de ellos se muestran optimistas con la llegada de los nuevos iMac y los iBook, que se han convertido en un éxito de ventas.