El procesador octa-core Extreme Edition de Intel llegó al mercado en este último trimestre del año y fue desarrollado bajo el nombre en clave de Haswell-E. Está dirigido a entusiastas del rendimiento, de los juegos y los gráficos, pasando a formar parte de las configuraciones de equipos más exigentes o de más altas prestaciones.

Como decíamos, el de más alta gama se corresponde con el modelo Core i7-5960X. La letra X indica que pertenece a la familia de chips Extreme Edition de Intel, con ocho núcleos (16 hilos de ejecución, además de 20 MB de memoria caché. El precio del nuevo procesador estimado es de 999 dólares y funciona con frecuencias de reloj de 3.0 GHz, con posibilidad de alcanzar los 3,5 GHz en modo Turbo, aunque algunos usuarios alcanzan los 4 GHz mediante sistemas de refrigeración avanzada, consiguiente un extra del 50 por ciento de la frecuencia de reloj base.

La compañía está distribuyendo tres procesadores Haswell-E. Unidos al nuevo chipset Intel X99, estos chips conforman la primera plataforma de Intel para equipos de sobremesa que cuenta con compatibilidad con memoria RAM DDR4. Además, el fabricante ha anunciado otras variantes de 6 núcleos para los más entusiastas de las altas prestaciones, con el poder multiplicador desbloqueado para poder acelerar la velocidad de proceso cuando estimen oportuno.

Cuando Intel lanzó por primera vez la familia de procesadores Haswell en junio de 2013, su mensaje se centró en el consumo de energía, sus gráficos integrados, y la refrigeración. En otras palabras, Intel estaba más interesado en los mercados de portátiles, híbridos y tablets.

Los nuevos procesadores, basados en la tercera generación de la arquitectura Core de Intel, llegaron por primera vez al mercado en septiembre de 2013. Y, como muchos habrán notado, el que quiera actualizar Ivy Bridge-E a Haswell-E también tendrá que comprar una nueva placa base y memoria, dado que el chip lo requiere, así como el tipo de zócalo. En el caso de los modelos Extreme Edition, esto se acentúa al contar con un tipo de encapsulado especial.

Por resumir los cambios, los núcleos de los procesadores Haswell-E comparten hasta 20 MB de caché L3 y son los primeros procesadores de escritorio para el segmento de consumo que soportan memoria DDR4, proporcionando cuatro canales de memoria.

Los últimos Haswell-E se dirigen a entusiastas de los juegos de PC, así como a creadores de contenido. Intel asegura que el Core i7-5960X es hasta un 20 por ciento más rápido a la hora de editar vídeo 4K, un 32 por ciento más ágil con el renderizado de gráficos 3D, y un 14 por ciento más potente en la aceleración de los gráficos.

Frente a anteriores generaciones de Intel Core, el incremento de núcleos hasta los 8 en Haswell-E hace posible convertir el vídeo 4K a 1080p y ser un 34 por ciento más rápido que los 6 núcleos Core i7-4960X (Ivy Bridge-E), y un 69 por ciento más rápido que su Core i7-4790K (Haswell) de cuatro núcleos.