Review del iPhone SE (2022): Una "actualización" algo decepcionante

El iPhone SE es una especie de concepto brillante. Reconociendo que hay un enorme mercado para las personas que no pueden permitirse el precio típico de un nuevo iPhone (o simplemente no quieren gastar tanto), Apple toma un modelo algo anticuado, sustituye el procesador por el más reciente y lo vende a un precio muy reducido.

En 2016, el iPhone SE original puso el último procesador (A9) en el cuerpo de un iPhone 5S de hace dos generaciones por solo 399 dólares. Tuvieron que pasar cuatro años para que Apple lanzara un iPhone SE de segunda generación, que de nuevo ponía el último procesador (A13) en un iPhone 8 de dos generaciones, siempre por solo 399 dólares.

Ahora, dos años después, Apple ha abandonado esta fórmula ganadora del iPhone SE. Sigue siendo el último procesador (A15), pero en lugar de ponerlo en el iPhone 11 de dos generaciones, o incluso en el iPhone XR, Apple vuelve a utilizar el cuerpo del antiguo iPhone 8. Y el precio subió, a 429 dólares.

Este sigue siendo el nuevo iPhone menos caro que se puede comprar, y no está mal, pero es decepcionante ver que Apple cobra más mientras no avanza su teléfono económico en los aspectos más importantes.

Estos son los mejores iPhone de 2022. 

Lo que aporta el procesador A15

El A15 es más rápido que el A13 del iPhone SE de segunda generación, eso es seguro. Puedes esperar un rendimiento de la CPU y la GPU en torno a un 20-30 % mejor, aunque puede ser más o menos dependiendo de la tarea exacta. Otra cosa es si realmente se notará ese rendimiento en el uso diario.

He comprobado que, en la mayoría de los benchmarks, el iPhone SE está a la par con el iPhone 13, dentro de un pequeño margen de error (pero no el iPhone 13 Pro, que tiene un quinto núcleo de GPU).

Esto lo convierte, con diferencia, en el teléfono más rápido en este rango de precios. Pero, ¿era realmente el rendimiento un problema que había que resolver en el iPhone SE de hace dos años? El A13 ya supera a la mayoría de los teléfonos de 400 dólares actuales.

El A15 también incluye un mejor procesador de imagen, lo que significa que puede hacer más con los datos de esos antiguos sensores y ópticas del iPhone 8; ninguno de los sensores de la cámara ni las ópticas se han actualizado desde ese modelo de hace cinco años.

Tiene la nueva función de Estilos Fotográficos que se encuentra en el iPhone 13, por ejemplo, junto con una excelente grabación de vídeo a 4K 60Hz, Deep Fusion, y Smart HDR 4 hace un gran trabajo en escenas brillantes en exteriores.

También tienes compatibilidad con 5G, con una advertencia: solo puedes conectarte a las bandas 5G sub-6GHz, no a las nuevas bandas de ondas milimétricas (mmWave) de altísima frecuencia. Ahí es donde están las velocidades más rápidas, pero las ondas milimétricas son de muy corto alcance y aún no están tan extendidas, así que no te pierdes mucho.

La duración de la batería sigue siendo decepcionante

Uno de los peores inconvenientes del iPhone SE de segunda generación era la terrible duración de su batería.

Apple dice que el A15, más eficiente energéticamente, trabaja con la química actualizada de la batería del iPhone SE para ofrecer una mejor duración de la misma. La buena noticia es que la batería dura más. La mala noticia es que sigue siendo bastante mala.

En mis pruebas, ejecutando el test Geekbench 4 en bucle con la pantalla a 200 nits constantes, la batería duró 5 horas y 13 minutos. Es una gran mejora respecto a las 3 horas y 37 minutos del iPhone SE de segunda generación, pero sigue siendo la peor duración de la batería de cualquier iPhone que se pueda comprar (más de una hora menos que el no tan bueno iPhone 13 mini). Un iPhone 13 estándar duró tres horas más con la misma prueba.

En mis pruebas, descubrí que tenía que recargar por la noche para aguantar todo el día. Hacía unos años que no utilizaba un iPhone que no durara todo el día de forma fiable.

Es bueno que la duración de la batería haya mejorado en el iPhone más asequible de Apple, pero no ha mejorado lo suficiente. Si pudiera durar entre un 15 y un 20 por ciento más, cumpliría con nuestras expectativas de estar a la altura del iPhone 13 mini.

En muchos sentidos, un iPhone de cinco años

Aunque la actualización del A15 conlleva algunas ventajas reales, es decepcionante que el resto de este teléfono de 429 dólares sea un iPhone 8 de alrededor de 2017.

La pantalla es la misma LCD de siempre que no llega a ser todo lo brillante que se espera bajo el sol, tiene unos biseles enormes por arriba y por abajo, y no muestra HDR. Una cosa es estar enamorado de los teléfonos más pequeños, pero este antiguo diseño solo te da una pantalla de 4,7 pulgadas.

Considera que los iPhone 12 mini y 13 mini, aunque son considerablemente más pequeños, tienen pantallas más grandes de 5,4 pulgadas porque no hay todo ese espacio desperdiciado.

Parte de ese espacio se utiliza para el botón de inicio con Touch ID. Hay algunos usuarios que simplemente se niegan a ponerse al día con Face ID, pero incluso así -Apple podría crear un teléfono con Touch ID en el botón lateral como lo hace en el iPad Air y el iPad mini, dejando espacio para una pantalla mucho más grande que llegue más lejos a los bordes del teléfono.

iPhone SE 2022

El viejo hardware de la cámara del iPhone 8 tampoco le hace ningún favor a Apple. El procesamiento de imagen superior del A15 hace un trabajo notable al producir buenas fotos con luz brillante, pero la cámara trasera de 12 MP lucha en situaciones de poca luz, produciendo imágenes con mucho grano y poco contraste.

La cámara frontal de 7 MP hace fotos peores de lo que estamos acostumbrados, con menos detalle y contraste, y problemas frecuentes como cielos desdibujados y sombras aplastadas. Cumple con su cometido para las llamadas FaceTime, y no deja de sorprenderme lo bien que puede rendir este viejo hardware en escenas muy iluminadas, pero querrás algo mejor si te haces muchos selfies.

Tampoco obtienes ninguna de las características comunes a los iPhones más nuevos, como las múltiples cámaras traseras (no hay teleobjetivo ni cámara ultra ancha), MagSafe o el chip U1 para hacer cosas como localizar con precisión las AirTags.

Apple sigue vendiendo el iPhone 11 por 589 €, y creo que la mayoría de los usuarios que están considerando el iPhone SE estarían más contentos en general gastando los 70 euros extra por él. No tiene 5G, y su chip A13 no es tan rápido (no es que se note), pero tiene una pantalla más grande y mejor, Face ID, mejor resistencia al agua (IP 68 frente a IP67), cámaras de mayor calidad y una duración de la batería mucho mayor.

La versión 2020 del iPhone SE ya era bastante rápida y no necesitaba un procesador más veloz. Lo que necesitaba era un nuevo diseño, un hardware de cámara mejorado, una pantalla moderna con una mejor relación pantalla-cuerpo y una duración de la batería mucho mejor, y nada de eso ha conseguido.

Apple ha actualizado la parte que menos lo necesitaba y no ha tocado ninguna de las cosas que ahora están irremediablemente desfasadas. La pantalla es diminuta con unos biseles enormes y feos, la duración de la batería es apenas aceptable y el hardware de la cámara es increíblemente anticuado y limitante. Y aunque el procesamiento de imágenes de primer nivel del A15 realmente eleva tus fotos, todavía te faltan funciones de mesa como el Modo Nocturno.

Es un producto muy desigual. El procesador es excesivo, mucho más de lo que necesita cualquier teléfono económico. Es más rápido que los teléfonos Android que cuestan más de 1.000 dólares. Este tipo de rendimiento de vanguardia rara vez es la principal preocupación de las personas que eligen los teléfonos más asequibles. En otras áreas, está muy por detrás de los tiempos, incluso para un teléfono de 400 dólares.

Artículo original publicado en inglés en nuestra web hermana Macworld USA

Encuentra el mejor precio

Mejores precios hoy

Tienda Precio Envío  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo